Postes de Vóley Playa Hay 3 productos.

Postes de Vóley Playa

Postes de Voley Playa

Postes de vóley playa para poder sujetar la red en tus partidos al aire libre, pensados para enterrar en la arena y conseguir el mejor resultado de resistencia y durabilidad.

Oferta Vista rápida
8,10 € Disponible
Disponible

Varilla/Antena de señalización de voleibol. Fabricada en fibra de vidrio de Ø 10 mm y 1,80 m de longitud. Pintura con tratamiento especial a franjas rojas y blancas. PRECIO UNIDAD

8,10 €
Oferta Vista rápida
10,66 € Disponible
Disponible

Antena de voleibol para señalización en fibra de vidrio y separable en 2 piezas. Realizadas con pintura con un tratamiento especial en franjas en color rojas y blancas. PRECIO POR UNIDAD.

10,66 €
Vista rápida
105,70 € Disponible
Disponible

Postes de vóley playa fabricados en tubo de acero de sección redonda de 50 mm con soporte para red de fácil colocación.Están diseñados para enterrar fácilmente en la arena.Incluye Red. Fabricada en nylon de color verde.

105,70 €
Mostrando 1 - 3 de 3 artículos

Los postes de vóley playason muy similares a los postes de voleibol pero requieren de una mayor resistencia debido al efecto del salitre. el calor y la humedad a la que están expuestos continuamente, es por ello que aunque son muy similares a los postes de voleibol los materiales que los componen requieren de una exigencia extrema.

Como en cualquier otro deporte, cuando jugamos al vóley playa tenemos que tener en cuenta que todos los materiales estén colocados correctamente y se encuentren en perfecto estado.

La red tiene que estar situada sobre el centro del campo y sujeta a dos postes, de forma que la parte superior quede a una altura de 2’43 m en competiciones para hombres, de 2’24 m en competiciones para mujeres y reduciéndose hasta los 2 m de altura en competiciones benjamines. Entre un poste y otro, tiene que haber una distancia de red de 8’5 m por lo que la red, como la red de voleibol lleva un cable flexible en la parte superior que es lo que se fija a los postes para poder mantenerse estirada y firme.

Los postes para la red de vóley playa tienen que ir colocados a una distancia de entre 0’7 m y 1 m desde cada línea lateral a la protección del poste. Tienen una altura de 2’55 m y es preferible que sean ajustables, suelen ser redondos, de acero pulido y estar fijados a la arena sin cables para que no obstaculicen ni resulten peligrosos para los jugadores.

Los postes de vóley playa que encontrarás en Mundo Silbato están perfectamente diseñados para enterrarse fácilmente en la arena y conseguir una sujeción óptima, además están fabricados con los materiales adecuados para resistir a las inclemencias del tiempo.

Postes de vóley playa: a qué altura colocarlos

Cada deporte cuenta con su propio reglamento en el cual queda establecido las bases a seguir durante el juego. En lo referente al vóley playa, la red tiene que estar situada sobre el centro del campo y sujeta a dos postes, de forma que la parte superior quede a una altura de 2’43 m en competiciones para hombres, de 2’24 m en competiciones para mujeres y reduciéndose hasta los 2 m de altura en competiciones benjamines.

Entre un poste y otro, tiene que haber una distancia de red de 8’5 m de largo, y está dotada de un cable flexible en la parte superior que es la que se encarga de fijarse a estos palos para poder mantenerla completamente estirada y firme.

Los postes para la red de vóley playa tienen que ir colocados a una distancia de entre 0’7 m y 1 m desde cada línea lateral a la protección del poste. En cuanto a su altura es de 2’55 m y lo mejor es que se traten de objetos ajustables y redondos. Puedes encontrarlos de muchos materiales, pero el que más destaca por su enorme duración son aquellos fabricados de acero pulido. Es importante que sean capaces de fijarse totalmente a la arena, sin requerir de cables que puedan resultar ser un obstáculo que provoque incidentes indeseados.

 

Los postes de vóley playa que encontrarás en Mundo Silbato están perfectamente diseñados para: enterrarse fácilmente en la arena y conseguir una sujeción óptima; soportar las inclemencias del tiempo y asegurar una estabilidad total de la red incluso cuando haga aire.